rutilio grande
“El padre Tilo” podría ser el tercer beato salvadoreño en 101 años
27 agosto, 2016
angeles-y-demonios-fondo
Papa Francisco: El diablo tiene 2 armas para destruir la Iglesia desde dentro
9 septiembre, 2016

Los 5 síntomas de una fe tóxica

ropa-toxica

Conozco a varias personas a las que ha tomado de improviso la manera como el Papa Francisco desafía a los fieles católicos, junto con los sacerdotes, los religiosos y la jerarquía. Parece injusto cuando comparamos los desafíos difíciles que plantea, y al mismo tiempo, el modo “soft” con el que se relaciona con los que están fuera de la Iglesia.

Aunque a veces me irrite, logro entender por qué elige hablar de ese modo. El evangelio es el eje del pontificado de este papa, que es un evangelizador nato, y al igual que Jesús, sabe cómo hacerlo. Las personas de “dentro”, las que deberían conocer mejor todo, recibían siempre las críticas aparentemente más ásperas por parte de Jesús, mientras que los demás son tratados con dulzura. Es la diferencia entre la manera como un padre trata a un hijo lejano, y como trata al hijo que sabe que escuchará el consejo paterno.

El motivo por el que el papa Francisco subraya estas cosas es, en primer lugar, el hecho de que le importan nuestras almas. No quiere que la Iglesia esté llena de “sepulcros blanqueados” que caminan como si estuvieran haciendo lo correcto, pero en realidad por dentro están llenos de “huesos de muertos” (Mt 23, 27). En segundo lugar, sabe que uno de los antídotos más poderosos a que las personas abandonen la Iglesia es la conversión y la santidad de los que creen.

Porque los “sepulcros blanqueados” no son evangelistas realmente convincentes.

Como ex atea, puedo deciros que Dios ha utilizado a muchas personas sanas para volverme a traer a la Iglesia. Pero el demonio ha usado también a personas con huellas de “fe tóxica” para alejarme de ella, y a veces las personas actuaban tanto de una forma como de otra. A todos nos afecta en nuestra capacidad de evangelizar porque somos pecadores, y todos tenemos trazas de fe tóxica en nosotros. Si el diablo no logra alejarnos de la Iglesia, lo intentará todo con tal de envenenar nuestra vida de fe.

Estos son algunos signos de fe tóxica que he notado (no se trata de apuntar con el dedo, sino de hacer todos, incluida yo, un examen de conciencia):

1. El católico sin alegría. ¿Eres incapaz de reír con los demás sobre cuestiones de fe, o de dejarlo estar en una discusión? ¿Tu fe es snob, escrupulosa y exigente, más que generosa, alegre y abierta? Un test es considerar los post y comentarios que haces en las redes sociales sobre temas religiosos. ¿En general son críticos y tienen un tono amargo? ¿Juegas el rol del “policía católico” más que el del “evangelizador católico”? En las redes sociales ¿sigues a personas que son evangelizadoras, o más bien “policías”? Una fe que no está llena de la alegría y la paz del Espíritu Santo no atraerá a los demás a la luz de Cristo.

2. El católico democrata/conservador. ¿Te resulta difícil hablar de la fe sin sacar a colación la política? Creo que es algo que aleja de verdad a los jóvenes de la Iglesia (sobre todo en Estados Unidos, donde ningún partido representa adecuadamente el punto de vista católico). Las personas obsesionadas con la política y que hablan de sus opositores ideológicos de manera deshumanizada hacen un mal servicio a su propia vida espiritual y a la de los demás. La política es importante, pero cuando tiene la misma importancia que las preocupaciones religiosas no nos hace actuar de modo poco caritativo, hay un desequilibrio. Una sana distancia de la política (aunque sigas comprometido) es el signo de un cristiano que cree y confía en un Dios potente.

3. El católico fariseo. ¿La fe para ti es un deber y un “hacer” más que una transformación interior? Cuando hablas de la fe, ¿hablas de cosas “exteriores” más que de conversión y de oración? Esto no es necesariamente tóxico, pero puede serlo rápidamente. Cuando la oración y la relación no son el centro de nuestra vida de fe, el diablo intentará que nos concentremos en las cosas exteriores. La concentración en estas preocupaciones externas puede volvernos rápidamente orgullosos y críticos, lo que impide una relación significativa con Dios e interacciones caritativas con los demás.

4. El católico “nosotros contra ellos”.¿Logras mantener una conversación sobre la fe sin mencionar las palabras “liberal” o “conservador” o una de las otras tantas etiquetas que usamos para desacreditar a quien no consideras digno de ser católico? ¿Hablas normalmente de las personas o de los grupos a los que consideras enemigos ideológicos? Si tu vida de fe se concentra en denigrar a las personas que actúan mal, entonces eres tu el que actúa mal. Si hay un espíritu de división y crítico subyacente a mucho de lo que haces o dices en tus círculos religiosos, puedes estar seguro de que eso no viene del Espíritu Santo. La unidad es signo de algo más grande, de algo sobrenatural. Cuando vivimos en el espíritu de la unidad (diciendo siempre la verdad en la caridad), esto ayuda a la gente a creer en Dios, porque es contrario a lo que piensa el mundo (cfr. Jn 17, 20-21).

5. El católico [pon tu la palabra]. ¿Pasas más tiempo pensando en cuestiones sobre la fe que en tu relación con Jesús? Dios te pide que trabajes por la justicia en muchos sectores distintos, pero no te pide que hagas de las cuestiones de caridad, verdad o justicia, independientemente de lo importantes que sean, el eje de tu vida. No hay nada en lo que deberías centrarte por encima de tu relación con Dios. Si esto es verdad en nuestra vida se ve en como vivimos nuestra pasión por las cuestiones que Dios pone en nuestro corazón y en cómo tratamos a los demás, independientemente de quienes sean.

¿Te reconoces en algunas de estas descripciones?

Si es así, no desesperes (¡o no mates al mensajero!)

Detente un momento y pide ayuda a Dios en este campo. Lleva este tema a la confesión la próxima vez que vayas al confesionario. Pide consejo a amigos en los que confíes. Y en resumen, confía en que Dios está actuando en ti, como en cada uno de nosotros, ayudándote a purificar tu fe para que puedas parecerte a Él.

¡Sólo tienes que permanecer con Dios, y Él hará la mayor parte del trabajo!

Fuente: http://es.aleteia.org/2016/09/09/los-5-sintomas-de-una-fe-toxica/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *